Skip to main content

Todo empieza por un pequeño esfuerzo que puede salvar vidas. En Mikrobiomik nuestra materia prima es, “la caquita”, sí, trabajamos con heces humanas a las que no damos valor alguno tirando diariamente de la cadena, salvo que seamos de tránsito intestinal, digamos estreñido@. Nuestra tecnología permite extraer la microbiota intestinal, el ecosistema de microorganismos que colonizan nuestro intestino, el grueso, y que provienen de un donante sano validado. Al finalizar este proceso esta microbiota sana, previamente liofilizada, se acondiciona en cápsulas resistentes a la acidez de nuestro estómago, con el objetivo de que se libere en el intestino grueso de un paciente, con una microbiota dañada. En pocas palabras, activamos el botón de reset, sustituyendo una microbiota enferma por una sana. Y este es el mecanismo de acción de nuestro primer medicamento biológico en investigación, MBK-01, que reemplaza una microbiota inservible en muchas ocasiones por la toma de antibióticos, por la microbiota activa de uno de nuestros donantes.

En Mikrobiomik hemos finalizado el ensayo clínico previo a la comercialización de MBK-01, una fase III, en una enfermedad que afecta principalmente a pacientes hospitalizados de edad avanzada, que tienen múltiples enfermedades y que, por lo tanto, toman muchos medicamentos. Clostridioides difficile se llama “el bicho”, una bacteria que origina episodios muy graves de diarrea y que puede ser motivo, del fallecimiento del paciente. Aunque es una enfermedad que se origina la mayoría de las veces por la toma de antibióticos, paradójicamente se trata con antibióticos y, en 1 de cada 4 pacientes no se cura, por lo que el paciente vuelve a ingresar en el hospital con diarrea grave.

MBK-01 es el primer antibiótico, no antibiótico, es decir, cura igual que un antibiótico, pero de una forma natural, reemplazando la microbiota dañada de los pacientes con esta bacteria, cuyo apellido lo dice todo, por la microbiota sana de uno de nuestros donantes validados.

En Mikrobiomik suministramos de forma altruista nuestro MBK-01 a aquellos pacientes con esta bacteria que no han podido ser incluidos en nuestro estudio, pero en los que, los antibióticos, no han tenido efecto alguno. Y, como somos de Bilbao (sic), seremos la primera Compañía mundial que comercialice en la UE el primer medicamento biológico basado en microbiota intestinal y, además, de una forma sencilla y cómoda para el  paciente: una única dosis de 4 cápsulas.

Decimos con orgullo que, por primera vez en la historia de la industria farmacéutica en el País Vasco, un medicamento investigado, desarrollado y producido en Bizkaia, ha sido calificado por la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) como una nueva sustancia activa, lo que nos otorga 10 años de exclusividad de mercado.

Lanzaremos MBK-01 en el primer semestre del 2025, después de años de esfuerzo filtrados por el talento del equipo Mikrobiomik, del que me siento más que orgulloso, honrado de haber trabajado y de trabajar con ell@s

Pero para llegar a cumplir nuestro sueño, seguiremos necesitando del pequeño esfuerzo de donantes que quieran salvar vidas, por lo que alentamos a todas las personas entre 18 y 54 años que vivan en Bizkaia, a que se animen a ser donantes, colaborando en el desarrollo de este medicamento, suministrando una materia prima que salva vidas.

Juan Basterra