Skip to main content

Publicado por Patricia Crespo- 11/07/2024

Analizamos la influencia de la microbiota intestinal y alertamos sobre los riesgos de seguir prácticas no reguladas para la Transferencia de Microbiota Fecal.

Llevamos tiempo oyendo hablar sobre la microbiota, probióticos, prebióticos, etc., se trata de un tema muy interesante y de actualidad, como puede verse en el documental de Netflix “Hack your Health, secrets of your gut», en donde se habla de la microbiota intestinal y cómo influye en nuestro cuerpo. Como se indica en el propio documental, la microbiota es el conjunto de microorganismos que viven en nuestro cuerpo.

Os animo a verlo, ya que explica de manera bastante sencilla la función de la microbiota intestinal y como esta puede llegar a influir en nuestro cuerpo, y como puede estar relacionada con enfermedades gastrointestinales como diarreas o úlceras, o incluso puede tener algo que ver en problemas de autismo u otras enfermedades mentales. Además, habla de la Transferencia de Microbiota Fecal (TMF), un tema que en Mikrobiomik estamos muy orgullosos de ser una de las primeras empresas en desarrollar un medicamento biológico basado en esta técnica, con evidencia científica y resultados satisfactorios, como se puede ver en el ensayo clínico finalizado fase III, para la indicación de Clostridioides Difficile. Pueden encontrar más información en nuestra web.

Aunque el documental nos adentra en el mundo de la microbiota intestinal de una forma muy sencilla, no me pareció correcto que, aunque pone en evidencia una posible relación entre la microbiota de un donante con enfermedades en el receptor, mostrasen la escena de una chica preparando ella misma “las cápsulas de microbiota” a partir de un trasplante casero. Ella cuenta su experiencia, “tomando” los trasplantes de microbiota de sus familiares y los distintos síntomas que padeció, como comentaba al principio, no se pueden avalar las conclusiones médicas mencionadas ya que se trata de un experimento casero y sin regular, se necesitan muchos más datos para poder hacer un análisis de ese tipo.

En las heces, aparte de la microbiota, que puede ser beneficiosa para tratar una enfermedad, hay materia orgánica de desecho que la persona no ha podido absorber, agua, y otras bacterias o elementos que pueden ser tanto beneficiosas como contraproducentes para la salud del receptor del TFM. Es por ello que es de suma importancia trabajar bajo regulaciones específicas que certifiquen la seguridad del tratamiento y es necesario contar con un donante completamente sano, sin ningún tipo de afección ni física ni psicológica.

Microbiota intestinal

Ser donante de heces

En Mikrobiomik nos tomamos el tema de salud muy seriamente, por lo que hacemos un proceso exhaustivo de selección de los candidatos a donantes antes de que empiecen a donar, para evitar así poner en peligro al receptor. Este proceso consta de tres etapas: una primera etapa que consiste en una batería de preguntas para conocer el estado de salud general de la persona. Si tras ese cuestionario, el facultativo médico concluye que es apto, pasa a la segunda etapa en la que se le realiza una entrevista personal con el profesional médico, en el que se indaga en la historia clínica y en cómo funciona diariamente el tema de las defecaciones. Si tras esto es también apto, ya avanza a la tercera y última fase para ser considerado donante, en la que se le realiza una analítica completa para descartar patógenos o enfermedades que puedan significar un potencial riesgo para los receptores. Si todo está correcto esta persona ya puede donar y salvar vidas.

No es una moda, no es tema de risa ni para dejarlo de lado por ser una materia prima que todo el mundo desecha. Cada vez se investiga más en microbiota intestinal, aunque aún queda mucho camino por recorrer. No os dejéis guiar ciegamente por lo que se dice en las redes sociales, ni por influencers, recomiendo que investiguéis sobre el tema, leed artículos y cread vuestra propia opinión y juicio, y sobretodo, haceros donantes, porque gracias a los donantes se pueden salvar muchas vidas, y seguir investigando en un tema aún desconocido como la microbiota intestinal.